Disfruta la carrera de tu vida

Disfruta la carrera de tu vida

La vida es una carrera llena de obstáculo, con sus respectivos puntos de hidratación.

El mundo no se detiene un segundo ni porque te sientas mal o porque necesites respirar o recargar energía. Debes hacerlo mientras todo sigue en marcha y eso es abrumante.

Es como cuando corremos una carrera y de repente se presentan molestias, dolores, aires que dificultan la tarea de continuar. En una carrera, detenerse no es una opción. La opción es sobrellevar ese inconveniente; es enfocarnos en eso que anhelamos; es buscar impulso desde lo más adentro, para despejar la mente y continuar. Poco a poco, la molestia suele desaparecer ante las ganas de seguir corriendo, de ir sintiendo lo bonito de la carrera, contra la adversidad. 

Si nos enfocamos en esas molestias, el camino se vuelve una tortura. En cambio, si decidimos mirar el paisaje; sentir el aire fresco y nuestro cuerpo latir al máximo, ahí el recorrido cambia; nos nutrimos; crecemos.

La vida es, de acuerdo al enfoque que le damos. 

No permitas que los obstáculos protagonicen tu carrera. Estarán ahí, pero tienes el control de apreciar otras cosas y enfocar las energías en el disfrute del camino y el anhelo de la meta.