MENTE POSITIVA

MENTE POSITIVA

El mundo funciona de acuerdo a cómo lo enfrentas.

Somos humanos, y como todo el mundo, hay días en que despierto desanimada. Las preocupaciones del día a día suelen abrumar y empañarnos un poco la visión para enfrentar el día.

En esos momentos, suelo reflexionar un poco y tratar de modificar ese comienzo para repotenciarme. Es impresionante el poder que tiene nuestra mente sobre las emociones, la manera en la que nos sentimos y, por lo tanto, nuestra relación con el mundo y con las personas que acompañan nuestros días.

Quiero compartirles un par de tips que los pueden ayudar en estos días de ánimos bajos.

1. Sé agradecido

Cuando nos sentimos pesados con ciertas cargas emocionales, solemos hacer a un lado detalles valiosos que están a la vista. Busca rescatarlos.

Mira a tu alrededor, reflexiona un poco sobre lo que tienes, lo que has conseguido, las personas que hacen de tu vida algo mejor. Esas cosas que te aportan algo positivo. Piensa en esas cosas que disfrutas y que tienes la posibilidad de realizar. 

Esas son las cosas que realmente le dan sentido a nuestra vida. Que cuando estas cargas lleguen, la fuerza de esto positivo pueda hacerles una contra. 

Todos tenemos alguna razón para dar gracias.

2. Practica afirmaciones

No sabes el impacto que puede tener esto sobre ti mismo. Puedes hacerlo frente al espejo o al despertar. Repítete esa cualidad positiva que tienes. Decreta a diario esa meta que quieres alcanzar, aquello en lo que te quieres convertir.

Tu mente lo irá creyendo, poco a poco, y de ahí parte la fuerza para hacerlo realidad.

3. Aprende a respirar

Algo tan sencillo e inconsciente como respirar puede modificar nuestras emociones y llevarnos de un estado de relajación a uno de total estres, y viceversa. 

En momentos de mucha carga, tómate unos minutos. Aléjate de todo y busca un espacio para respirar profundo, para colocar tu mente en blanco y entrar en control de tu cuerpo a través de la respiración. 

Si no me crees, inténtalo para que lo compruebes por ti mismo.

4. Medita y visualiza

Vivimos en un mundo que corre a mil por hora y no va a detenerse por nosotros. Muchas veces, este ritmo nos invade y nos sobre exige a tal punto de impedirnos reflexionar. 

Busca un tiempo dentro de tu agenda para meditar. Coloca tu mente en blanco, deja que los pensamientos pasen uno a uno, sin mayor apuro. Controla la respiración mientras haces esto; mantente en control de la situación, de tu cuerpo, de tu mente.

Visualiza eso que quieres. Trata de sentir esa satisfacción que te originaría alcanzar esa meta, ese escenario. Logra sentirlo. 

Percibir la sensación de éxito, incluso antes de alcanzar la meta, permite un mayor impulso para lograrla.

Estos son más que tips, consejos desde mi humilde experiencia. Cositas que me ayudan a mantenerme con mente positiva frente a la vida y a las situaciones.

Aprovecha la potencia de tu mente. Piensa, crea, construye. Tú puedes hacerlo, de verdad. Nadie nace exitoso. Es un trabajo de hormiguita, día a día. Tú no eres menos que nadie; tú también puedes lograrlo. Todo está en tu mente.