MI RUTINA ¨SALUDABLE¨

MI RUTINA ¨SALUDABLE¨

Hola chicos,

Bueno, hoy les traigo un tema totalmente diferente a lo que han visto por acá.

Una seguidora me comentó en Instagram que vio que voy al cine -lugar en el que muchos se salen de la “dieta”- y que le gustaría saber  cómo me cuido, si tengo un régimen bajo en carbos o si llevo una dieta paleo o mediterránea.

Acá les va mi confesión:

Desde muy joven me gusto cuidarme y tener una alimentación balanceada. Recuerdo que en esa época no había tanta información como ahora sobre dietas, vida saludable, etc. Además, se hablaba maravillas de algunos productos que hoy en día -según algunos estudios- ya no son tan buenos.

 Dicho esto quiero aclarar que no soy médico ni nutricionista, pero les voy a compartir lo que a mi me ha funcionado.

Luego de dietas muy extremas por el tema de los reinados, cuando llegué a Venezuela me hice unos exámenes y detectaron que tenía gastritis crónica y el azúcar elevado.

 Desde ese momento tome las riendas de mi salud y de mi vida. No me dejé llevar más por la obsesión de las medidas 90,60,90 y decidí comer más saludable y hacer más ejercicio.

Empecé a incorporar cosas en mi dieta diaria y vi los cambios en cuanto a energía, piel y estado de ánimo.

Luego de emigrar de Venezuela pasé por unos descontroles muy fuertes. No tenía buena alimentación, nuevamente comía a deshoras y una depresión por la que pasé, hizo que me descontrolara.

En esa época decidí correr el maratón de Miami y me motivé a comer saludable. Para que tengan una idea, con una estatura de 1,79 cms en el Miss, llegué a pesar 56kg y en la época de maratones, ejercicio, comida saludables, llegué a pesar 64kg. Aumenté mi masa muscular, pero irónicamente ese nuevo cuerpo ya no funcionaba para estar en el mundo del modelaje por los estereotipos que busca la industria. Por ello, decidí y elegí primero mi salud.

En la actualidad peso 60kg. Aún estoy en los procesos de cambios, adaptándome al clima de Bogotá, a la altura y les resalto esto porque me ha costado en estos dos últimos años retomar mi rutina de ejercicios. Cada vez que llego de un viaje me cuesta más, pero ya lo estoy trabajando.

En cuanto a la alimentación les digo lo siguiente: De lunes a viernes en mi casa se come muy balanceado.

Por lo general, inicio mi día con agua tibia y un limón que siento que me desintoxica el cuerpo y me activa todos los órganos.

Luego, desayuno una arepa de yuca o de harina de almendras (en mi IG les enseñé cómo prepararlas) las acompaño con aguacate y queso, con huevo revueltos y tocineta o una lonja de pavo. Algunas veces, hago unas panquecas fit para variar, y la verdad es que quedo a gusto y no me da ansiedad.

Todo esto, casi el 99.9% de las veces, lo acompaño con un jugo verde.

Meriendo a media mañana una fruta, que por lo general suelen ser fresas, un banano o un mango.

Los almuerzos son muy variados. Puede ser mexicano sin las fajas mexicanas, las sustituyo por lechuga y las armo con eso. Tomo mucha sopa, hecha 100% en casa; un salmón o pescado al horno acompañado de quinua y vegetales, entre otros. Lo que sí evito es comer más de 2 veces a la semana carnes rojas.

En las tardes, meriendo almendras o nueces (me encantan), con un té .

Y por las noches, es la comida que más me cuesta porque como buena andina me gustaba comer algo dulce con café con leche o pan con café. Actualmente, o me salto la cena (sí, yo sé que no se debe) u opto por una sopita o algo muy muy ligero, como una ensalada de atún.

Entonces, en líneas generales, entre semana lo que hago es no comer muchos carbos como papa, pasta arroz. Cuando eligo incorporar algunos, elijo es batata o plátano y sigo la regla de no comer nada de dulces; solo el natural de la frutas.

El domingo es mi día favorito y me salgo del régimen con una pizza, hamburguesa, pasta o algo que me guste demasiado.

Si voy al cine, me compro mis pop corn y me disfruto mi peli feliz, sin remordimientos.

Tomo 3 litros de agua diarios fuera de los otros líquidos que consuma (té, café).

Los viajes, me los disfruto al 100000%, como de TODO, no me limito en nada. En los viajes a Italia, España, Israel no puse reglas porque para mi es muy importante conocer la gastronomía y vivir bien la experiencia.

Siempre digo “cuando ya este en casa me voy ocuparé”.

Como les digo, a mi todo esto me ha funcionado. Tengo igual mis controles médicos con mi nutricionista y mi endocrina, que monitorea mi tiroides y azúcar.

Nuestro cuerpo es una maquina perfecta que debemos cuidar, así que ojalá todos tomásemos conciencia de nuestra salud y pongamos manos a la obra.