Nació en un país donde el tradicionalismo era tan rígido, que el hecho de ser mujer encabezó su lista de desventajas. Era una época en que el feminismo parecía una idea utópica, sacada de un libro de historietas. Sin embargo, esta mujer, cuya vida estuvo ligada a la política desde la cuna, traspasó las barreras de su país y se convirtió en un ícono de la historia.  Indira Gandhi, apellido que heredó de su esposo, quien no guarda parentezco con Mahatma Gandhi, nació en 1917. Su padre, Jawaharlal Nehru fue un emblemático opositor a la autoridad británica sobre el país asiático. Solo él la supera en cuanto al tiempo en ejericio del cargo de Primer Ministro. Fue pionera al ocupar dicho cargo, pues este había sido siempre ejecutado por hombres. Desde ahí, se supo que su fuerza era imparable y que el mundo tendría un hito con su presencia.  Su carrera política estuvo llena de controversia en cuanto a sus decisiones administrativas. Se acercó a la Union Soviética y se alejó de El Pentágono; aceleró la industrialización del país; intentó implementar una política radical de control de natalidad, concebida por muchos como inhumana; y llevó a la India a entrar en el "Club Nuclear", tras el permiso de estallido de una bomba en la región de Rajasthan. Así de contrastantes y poderosos eran sus pasos hacia la construcción de un nuevo país y hacia el rompimiento de las tendencias que lo regían hasta ese momento.  Su firmeza y aparente frialdad en sus decisiones le provocó una derrota en 1977 y una acusación de "abuso de poder", que la llevó tras las rejas. Sin embargo, un legado que parecía haber tenido su final, resurge en 1980, al ganar las elecciones y ser nombrada nuevamente Primer Minisitro de la India.  Esta mujer se abrió paso en un mundo dominado por hombres. Impuso su poder, sus formas y su autoridad y llevó a su nación a logros inimaginables. Sus ideales causaron revuelos;  dieron nacimiento a grandes amantes y opositores. Llevó sus metas al límite. Entregó la vida por el progreso de su país. Lo digo de forma literal, pues esta vida de fuerza y determinación culminó de forma abrupta, al ser asesinada por dos agentes de seguridad, en 1984.  Ser diferentes, lejos de ser una desventaja, es la mayor virtud.   No hay imposibles y las utopías pueden volverse realidad, si trabajamos por ello, si nos preparamos y si tenemos la fuerza para imponerla ante mundo.

Nació en un país donde el tradicionalismo era tan rígido, que el hecho de ser mujer encabezó su lista de desventajas. Era una época en que el feminismo parecía una idea utópica, sacada de un libro de historietas. Sin embargo, esta mujer, cuya vida estuvo ligada a la política desde la cuna, traspasó las barreras de su país y se convirtió en un ícono de la historia.

Indira Gandhi, apellido que heredó de su esposo, quien no guarda parentezco con Mahatma Gandhi, nació en 1917. Su padre, Jawaharlal Nehru fue un emblemático opositor a la autoridad británica sobre el país asiático. Solo él la supera en cuanto al tiempo en ejericio del cargo de Primer Ministro. Fue pionera al ocupar dicho cargo, pues este había sido siempre ejecutado por hombres. Desde ahí, se supo que su fuerza era imparable y que el mundo tendría un hito con su presencia.

Su carrera política estuvo llena de controversia en cuanto a sus decisiones administrativas. Se acercó a la Union Soviética y se alejó de El Pentágono; aceleró la industrialización del país; intentó implementar una política radical de control de natalidad, concebida por muchos como inhumana; y llevó a la India a entrar en el "Club Nuclear", tras el permiso de estallido de una bomba en la región de Rajasthan. Así de contrastantes y poderosos eran sus pasos hacia la construcción de un nuevo país y hacia el rompimiento de las tendencias que lo regían hasta ese momento.

Su firmeza y aparente frialdad en sus decisiones le provocó una derrota en 1977 y una acusación de "abuso de poder", que la llevó tras las rejas. Sin embargo, un legado que parecía haber tenido su final, resurge en 1980, al ganar las elecciones y ser nombrada nuevamente Primer Minisitro de la India.

Esta mujer se abrió paso en un mundo dominado por hombres. Impuso su poder, sus formas y su autoridad y llevó a su nación a logros inimaginables. Sus ideales causaron revuelos;  dieron nacimiento a grandes amantes y opositores. Llevó sus metas al límite. Entregó la vida por el progreso de su país. Lo digo de forma literal, pues esta vida de fuerza y determinación culminó de forma abrupta, al ser asesinada por dos agentes de seguridad, en 1984.

Ser diferentes, lejos de ser una desventaja, es la mayor virtud. 

No hay imposibles y las utopías pueden volverse realidad, si trabajamos por ello, si nos preparamos y si tenemos la fuerza para imponerla ante mundo.